¡Di adiós a los ojos de panda con NIVEA!

- 18 de mayo

NIVEA convierte tu descanso en un tratamiento de belleza

- 23 de noviembre

Descubre el poder de los serum nocturnos

- 27 de agosto

¡Di-adiós-a-los-ojos-de-panda-con-NIVEA!.jpg

¡Di adiós a los ojos panda con NIVEA!

Publicado por NIVEA en Cara-Cuidado Facial el 18 de mayo de 2016

¿Sabías que limpiar tu piel es el primer paso para conseguir que se mantenga suave y saludable? No solo permites que respire y mejore su capacidad de renovación celular, sino que también consigues que los tratamientos de belleza que apliques a continuación actúen con mayor eficacia.

Sin embargo, no siempre es fácil encontrar el momento perfecto para dedicarle a tu piel el mimo que se merece. Has de armarte de tiempo y paciencia, y a veces se convierte en un ritual interminable que implica el uso de varios productos. O peor, para ahorrar tiempo y acabar antes, utilizas una solución rápida como jabón, gel de ducha o frotar la piel con una toalla. ¿Resultado? Restos de maquillaje por todos lados y la piel irritada…

Muchas somos las mujeres que compramos maquillaje con regularidad, pero muy pocas las que metemos en la cesta de la compra un producto específico para retirarlo (¡solo un 19%!). Las más prácticas se desmaquillan en la ducha, representando al 30% de las españolas, pero acaban con el mismo problema: la máscara de pestañas se resiste y se extiende por el rostro, dejando unos anti-estéticos y nada favorecedores ‘ojos de panda’. ¡Un horror!

Si tú formas parte de ese 30%, alegra esa cara: NIVEA te trae un desmaquillador con la primera fórmula diseñada para limpiar tu piel y eliminar el maquillaje (sí, incluso la máscara de pestañas) durante la ducha. Ya puedes decir en voz bien alta: ¡Adiós, ojos de panda!

¿Sabes cómo funciona? Tan solo debes seguir estos sencillos pasos:

1. Masajea el producto con movimientos circulares sobre el rostro. Comienza por la zona de los ojos hasta disolver la máscara de pestañas, y luego extiende por rostro y cuello. 

2. Aclara el producto bajo la ducha con agua templada, eliminando los residuos suavemente con los dedos.

3. Adiós maquillaje, adiós ojos de panda… ¡hola piel limpia, purificada y con una agradable sensación de hidratación!

0 Comentarios

Añadir un comentario